Top Peliculas Series Torrent
¿Cómo descargar?
A la Deriva
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…

Calificacion 5.7
Género:

Aventura/ Drama

País: Estados Unidos
Duración: 96 min.
Año: 2018
Director: Baltasar Kormákur
Reparto:
Shailene Woodley, Sam Claflin, Jeffrey Thomas, Elizabeth Hawthorne, Grace Palmer, Tami Ashcraft, Siale Tunoka, Zac Beresford, Luna Campbell

A la Deriva

Adrift
Opciones de descarga Servidor Idioma Tamaño Contraseña
Descargar Utorrent Latino 1.55 GB
Descargar Mega Latino 1.55 GB
Descargar 1fichier Latino 1.55 GB
Descargar Turbobit Latino 1.55 GB
Descargar Fembed Latino 923.43MB

Basada en una historia real, narra cómo la pareja formada por los jóvenes Tami Oldham (Shailene Woodley) y su novio Richard (Sam Claflin) se hace a la mar en su velero, pero en medio del océano se ven sorprendidos por una de las mayores tormentas jamás registradas. Tras el paso del huracán, Richard sale herido, y Tami tendrá que ponerse al mando para intentar sobrevivir a la deriva con el velero roto, sin comida y sin agua. A la Deriva

Critica:

Me escapé a verla, aun con serias dudas, porque he tenido la ocasión de ver bastante cine marítimo y estaba interesado en conocer el camino que había escogido su director, Baltasar Kormákur, que además es hispano-islandés, para lleva a la pantalla una historia que, por si algo faltara, se basa en una tragedia real y ha contado con la ayuda de quien la sufrió a bordo del velero, Tami Oldham Ashcraft.

El resultado no puede haber sido más desolador, en mi opinión.

Empezando por la ausencia de un guión digno de tal nombre. Lamentablemente yo no he leído el libro -‘Red Sky in Mourning: A True Story of Love, Loss, and Survival at Sea’ [2002]- que co-escribió la protagonista del drama, pero no me puedo creer, de ninguna manera, que los 41 días de un drama de tal magnitud no den para un guión simplemente razonable.

Continuando por tratar de salvar una película, que dura sólo 96 minutos, a base de rellenar que la mitad de ese tiempo con continuos y agotadores flash-backs [analepsis] sobre la insulsa relación de la pareja que emprende la navegación, digna de una cursi telenovela, valga la redundancia, con pinceladas fotográficas tipo el gran Nestor Almendros en el ‘El lago azul’ [1980; Randal Kleiser]. Dicho de otro modo: lo que pretende ser una tabla de salvación, hunde lo poco que en el film puede flotar, porque se carga gran parte de la poca tensión que desprende el rodaje marítimo.

Reconociendo, desde luego, que la fotografía de Robert Richardson [habitual colaborador de Quentin Tarantino] es brillante en algunos planos aéreos, pero, al no haber nada consistente que la sostenga parece más una publicidad turística que otra cosa [léase, por ejemplo, la secuencia del acantilado]. El manejo de la cámara al hombro, subjetiva, a bordo del balandro, ayuda a aguantar el tedio.

De la interpretación, tampoco hay mucho que decir: realmente sólo interpreta Shailene Woodley y al carecer de guión sólo le salva su solvencia profesional y esa imagen tan suya tan fresca y alejada de lo que se considera hoy una estrella. No hay más.

La ambientación es correcta siempre que el espectador no se percate de las incoherencias propias de quien se mete a hacer cine marítimo sin conocer suficientemente el medio y las singularidades de un velero. Los efectos especiales cumplen, aunque no siempre. La banda sonora simplemente acompaña.

Aunque respira influencias, verbigracia, de ‘All it lost’ [2013; J.C. Chandor] o de ‘La vida de Pi’ [2012; Ang Lee] y de otras muchas, cualquier parecido con un cine simplemente correcto es pura coincidencia.

Y ahora viene lo peor, porque lo he dejado para el final:

Cuando se lleva al cine una historia real, introducir en ella un alucine que dura la mitad de la película es una estafa al espectador que no ha leído un simple resumen del hecho acaecido o las tapas del libro donde también se cuenta, es decir, esa inmensa mayoría que no tien porqué conocer en qué consistió la realidad. Y una tomadura de pelo para quien se ha tomado la molestia de enterarse previamente.

Dicho de otro modo: el director convierte una realidad al alcance de todos en puro ‘spoiler’. Y no digo más.

El cine marítimo es complejo y más tratando de entremezclarlo con una telenovela y el más puro engaño [4 sobre 10]

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"