Top Peliculas Series Torrent
¿Cómo descargar?
Cuestión de Tiempo
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…

Calificacion 7.0
Género:

Comedia/ Fantástico/ Romance

País: Reino Unido
Duración: 123 min.
Año: 2013
Director: Richard Curtis
Reparto:
Domhnall Gleeson, Rachel McAdams, Bill Nighy, Lydia Wilson, Lindsay Duncan, Richard Cordery, Joshua McGuire, Tom Hollander, Margot Robbie, Vanessa Kirby, Will Merrick, Tom Hughes, Clemmie Dugdale, Harry Hadden-Paton, Mitchell Mullen, Lisa Eichhorn, Jenny Rainsford, Natasha Powell, Mark Healy, Philip Voss, Tom Godwin, Pal Aron, Catherine Steadman, Charlie Barnes, Matilda Sturridge, Tom Stourton, Jon Boden, Charlie Curtis

Cuestión de Tiempo

About Time
loading...
Opciones de descarga Servidor Idioma Tamaño Contraseña
Descargar Utorrent Latino 1.80 GB
Descargar Mega Latino 1.80 GB
Descargar 1fichier Latino 1.80 GB
Descargar Turbobit Latino 1.80 GB
Descargar Fembed Latino 2.18GB

Tim Lake (Domhnall Gleeson) es un joven de 21 años que descubre que puede viajar en el tiempo. Su padre (Bill Nighy) le cuenta que todos los hombres de la familia han tenido desde siempre ese don, el de regresar en el tiempo a un momento determinado, una y otra vez, hasta conseguir hacer «lo correcto». Así pues, Tim decide volver al pasado para intentar conquistar a Mary (Rachel McAdams), la chica de sus sueños. Cuestión de Tiempo

Critica:

A estas alturas, ya nadie puede sorprenderse al descubrir que Reino Unido es una de las grandes canteras europeas en lo que se refiere a comedia romántica. El humor inglés, que lo llaman, ha sido una constante en evolución desde hace varias décadas, poseyendo su germen, principalmente, en la televisión. Monty Phyton’s Flying Circus y A bit of Fry and Laurie, por poner dos de los ejemplos reconocibles, fueron fuentes inagotables de una socarrona excentricidad y una delirante imaginación a la hora de arrancar la carcajada a las audiencias. Bien podría decirse que su común denominador fue la búsqueda de una comicidad sin precedentes, de reglas ya no arbitrarias sino insólitas. De la búsqueda, en definitiva, de un nuevo planteamiento humorístico que lograra la máxima de hacer verosímil lo inverosímil.

Esa estela de estilemas los ha sabido conjugar bastante bien el director y guionista británico Richard Curtis, consagrado referente de la fusión entre la comedia pura de raíz y el melancólico y delicado género romántico. Si bien es principalmente reconocido por sus guiones de Notting Hill y Love Actually, entre otros, donde apostaba por el sofisticado sentimentalismo de las vidas hogareñas y los personajes a pie de calle, en Una cuestión de tiempo se introduce, por primera vez, en el escaparate de la ficción, que no pretende ser utópica sino alegórica para asegurar su confusión con su lado opuesto del espectro: lo real.

En la función motriz de su planteamiento, la cinta traza ecos con Eternal Sunshine of the Spotless Mind, un acertado ejemplo para aventurar las líneas principales sobre las que convergen dichos géneros. La ficción no está concebida como instrumento de espectáculo y centelleante despliegue visual; más bien, actúa como complemento y justificación ante la extrañeza de la vida, buscando en ella un bálsamo ante lo inefable de su misterio. Al igual que aquella dirigida por Michel Gondry, esa ficcionalidad está concebida al servicio de una gran metáfora, una moraleja. Recurso del todo esquemático y decididamente manido que podría llegar a irritar si no entráramos a valorar el candoroso despliegue emocional que Curtis hace de las mejores artes cinematográficas referidas a los recursos románticos.

Su guión posee tanta frescura y tanto humor inteligente y eficaz (salvando unos cuantos agujeros de su trazo argumental que le serían difíciles de justificar), su puesta en escena tan calculada y mimada, así como sus interpretaciones, tan naturales y divertidas, que no puedes hacer sino rendirte ante su deslumbrante magia. Esta conclusión, por supuesto, excluye a los cínicos y los insensibles, pues esta película, como ocurre a veces, excede su coartada de producto cinematográfico de entretenimiento para robarte un aliento de tu nostalgia y otorgarte una reflexión imperecedera: las segundas oportunidades son posibles.

Bien es cierto que en demasiadas ocasiones se nos atenta contra nuestro equilibrio emocional, buscando febrilmente el ataque a los conductos lacrimógenos y desatendiendo su verdadero valor artístico, de dudosa significación. Pero no es el caso ante la película de Curtis, que ha sabido reducir sus toneladas de azúcar al pastel para presentárnoslo ahora con un ingenio narrativo más compartido, ahora no tanto en la agudeza de sus diálogos y lo rimbombante de sus situaciones (que también) sino en la búsqueda de un equilibrio introspectivo con aquel que observa y se pregunta: ¿qué habría hecho yo?

Pese a todo, la película se reafirma en la intangible fenomenología de su propuesta, algo que reduce su carga melancólica y ayuda varios enteros a su sobriedad. Esta última, emoción que denota integridad y moderación, es puesta en jaque en el espectador por un ángel que sobrevuela la pantalla con una ingenuidad que te embelesa antes de que puedas reaccionar. Un ángel que, una década atrás, ya encandiló a Ryan Gosling y a todos los que decidimos subirnos al vagón de la noria gigante: Rachel McAdams. Cuestión de Tiempo